Cientos de familias de migrantes venezolanos esperan, algunas con niños en brazos, otras con mujeres en cinta o adultos mayores. Conseguir un boleto de autobús que los lleve hasta Necoclí, donde esperan comenzar el viaje hasta Panamá, cruzando el Tapón del Darién, es cada vez más difícil.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *